Las cortinas deben incluirse en la limpieza semanal a fondo de la casa, esto no implica tener que des-colgarlas , sino, simplemente , evitar la acumulación de polvo y de suciedad de toda la semana. Utiliza el cepillo de la aspiradora para eliminar pelos, pelusas y polvo en general con facilidad. Quizá tengas que utilizar una potencia media para poder aspirar la cortina con comodidad . Seguidamente, abre las ventanas para ventilar y eliminar posibles olores.
Lo habitual es que las cortinas se laven a máquina sin problemas. En ese caso, utiliza siempre programas con agua fría para prendas delicadas. No espere a que el color de sus cortinas cambie o a que el olor se perciba desde lejos para lavarlas.
Cuélguelas en su sitio inmediatamente después de terminar el programa de lavado para evitar que se marquen las arrugas.
Si tiene manchas, aplica un quitamanchas (tipo Vanish) o un limpiador en seco y frota con un cepillo pequeño antes de lavarlas.
En un balde grande aplica jabón suave en agua tibia. Añade unas gotas de suavizante para dejar un aroma agradable. Deja reposar la cortina y mueve de vez en cuando con suavidad. Vacía el agua con jabón para aclarar la tela con agua limpia tibia y escurre pocas veces y con suavidad para no arrugar demasiado el tejido.
Para secarlas, cuélgalas al sol lo más extendidas posible, para garantizar que mantengan su forma y no se arrugen demasiado. Cuando dejen de gotear, aun estando húmedas, es momento de colgarlas en el cortinero, para que se terminen de estirar y pierdan las arrugas del lavado.